Autoconsumo doméstico y compartido

 

El autoconsumo de energía (generar y consumir nuestra propia energía in situ) es una solución idónea para familias y comunidades de vecinos, ya que les permite generar energía renovable en sus viviendas y consumirla directamente en sus hogares.

La factura de la luz es uno de problemas que más preocupa a las familias por diferentes motivos. Según la CNMC, los consumidores piensan que la luz es un servicio caro, poco trasparente, con falta de calidad y de buena atención al cliente.

Por otro lado, los costes de generación de electricidad mediante fuentes renovables han ido abaratándose en los últimos diez años de forma sustancial y el autoconsumo doméstico ya es una posibilidad real para cualquier tipo de vivienda, no solo para las unifamiliares.

Además, los requisitos previos para la instalación de energías renovables han mejorado significativamente para los hogares: la regulación es más permisiva y la tramitación y los tiempos de desarrollo y puesta en marcha más reducidos y ágiles. En definitiva, el autoconsumo es una forma de producción y gestión de la energía que está cambiando el modelo energético existente y por eso, desde SolarChain, se está apoyando este cambio.

Ejemplo de viviendas que están beneficiándose del autoconsumo de energía solar.

"Aunque las ciudades y sus edificios no parezcan lo más práctico para el aprovechamiento de energías renovables, SolarChain hace posible que estas energías limpias lleguen a cualquier destino."

El futuro de pasar por la ciudadanía, y por eso las comunidades de propietarios o vecinos son ya un sector clave para el desarrollo del autoconsumo. Para hacer frente al reto de llevar energía a todos los vecinos de una comunidad, surgen soluciones como el autoconsumo compartido, y tecnologías como Blockchain, que permiten el acceso de cualquier vecino a los beneficios de las energías renovables, facilitando así el acceso a un cambio de modelo energético que apueste por la sostenibilidad y la descentralización.

Cada vez más usuarios se suman al cambio hacia un consumo más responsable porque el Autoconsumo Doméstico es una solución rentable y fiable para producir su propia electricidad.

 

El autoconsumo compartido es un camino lleno de posibilidades parar los propietarios de pisos, que al igual que el resto de los actores, quieren ser partícipes de las ventajas del autoconsumo y sumarse al cambio hacia la sostenibilidad.

Son diversas las medidas que las comunidades de vecinos están tomando para ahorra en su factura de la luz. La voluntad de la ciudadanía en este asunto es clara y se abre paso entre todas las trabas, que cada vez son menos, para impulsar una revolución energética desde el pueblo.

El autoconsumo en las comunidades de vecinos es una ya una realidad.

 

En las comunidades de vecinos, ya se opta por instalar energías renovables para cubrir consumos comunes de la comunidad.

La solución que mayor aceptación está teniendo en la actualidad es la de instalar placas solares de tipo fotovoltaico en las zonas comunes de la azotea o las cubiertas. Estas instalaciones generan electricidad que se destina a cubrir las necesidades energéticas como la iluminación, el consumo eléctrico de las cocheras, el consumo del ascensor, etc. Estas instalaciones se pueden llevar a cabo con baterías o sin ellas, y conllevan ahorros considerables.

Otra alternativa muy interesante para comunidades que cuenten con piscina en sus instalaciones, es apostar por la energía solar para su mantenimiento, que a menudo supone un alto coste de luz. De esta manera, se reduce la potencia eléctrica contratada por la comunidad y se reduce el consumo de energía de la red, con el ahorro en la factura de la luz que estos dos cambios suponen.