Autoconsumo industrial

 

El autoconsumo de energía es una solución idónea para las empresas, ya que les permite generar y consumir directamente su propia energía de origen renovable.

El coste de la electricidad es ya una de las cargas económicas más relevantes para las empresas con importantes consumos de energía, y está llegando incluso a llevar al cierre de algunas de ellas debido al elevado gasto que supone.

Por otro lado, los costes de generación de electricidad mediante fuentes renovables han ido abaratándose en los últimos diez años de forma sustancial. Por ejemplo, ya es posible afirmar que la energía solar es más barata que la energía producida por cualquier otro medio, y por tanto es más barata que la energía que las empresas pagan actualmente en su factura mensual, que proviene de fuentes renovables y no renovables.

Además, los requisitos previos para beneficiarse de la energía solar han mejorado significativamente para las empresas: la regulación es más permisiva y la tramitación y los tiempos de desarrollo y puesta en marcha de las instalaciones son más reducidos y ágiles.

Instalación de Placas solares en la superficie de naves industriales para el autoconsumo

"Únete a la revolución energética, únete al autoconsumo de energía renovable."

El autoconsumo de energía consiste en generar y consumir nuestra propia energía; y es una solución que está permitiendo una distribución descentralizada y eficiente de los recursos energéticos, aprovechando al máximo un bien común como son las energías renovables. Esta posibilidad de generar y consumir energía está suponiendo un cambio radical en la forma en que concebimos el mercado eléctrico y el cliente final o consumidor, que pasaría a ser más bien un “prosumidor”, ya que el mismo actor produce y consume la energía que genera.

En relación con el autoconsumo de tipo industrial, la mayoría de las empresas desarrollan su actividad en horario comercial y, al coincidir estos horarios con las horas con más sol, tienen un gran potencial de autoconsumo de energía solar. Esta generación y consumo de energía in situ y renovable reduce el coste de la factura de la luz de la empresa, y asegura precios de la electricidad estables durante toda la vida útil del sistema de producción de energía, que en caso de ser energía solar puede superar los 25 años.

En definitiva, es una forma de producción y gestión de la energía que está cambiando el modelo energético existente y por eso, desde SolarChain, se está apoyando este cambio.

 

Por todas sus ventajas, así como por la buena conciencia ambiental de muchos empresarios, son cada vez más las empresas que se suman a instalar energía solar en las superficies de sus naves o edificios, haciendo así que el autoconsumo industrial esté en pleno auge en nuestro país.

Concretamente, la energía solar fotovoltaica se ha impuesto como la mejor forma de ahorrar en la factura de la luz al tiempo que mejoramos la sostenibilidad de nuestra empresa, y así aportamos un granito de arena contra del cambio climático. Además, optar por una instalación de autoconsumo puede traducirse en beneficios más allá del ahorro, cómo puede ser el incremento de ventas o servicios debido al creciente número de clientes concienciados con el medio ambiente, y que apoyan y valoran la sostenibilidad de sus proveedores.

Ejemplo de empresas cuyas instalaciones agrarias o ganaderas se están beneficiando del autoconsumo.

 

Uno de los objetivos de las energías renovables es impulsar la generación eléctrica distribuida y llevar energía a zonas de difícil acceso a la red eléctrica. Precisamente por este motivo, las instalaciones rurales son de las más beneficiadas.

En explotaciones ganaderas o agrícolas, el uso de las energías renovables representa la alternativa más rentable respecto de otras fuentes para generar electricidad, como los generadores diésel convencionales, y poder así contribuir al medio ambiente. La energía eólica o la energía solar son la solución a aquellas actividades agrícolas o ganaderas que conllevan un alto consumo de luz, como, por ejemplo: bombeo de agua, riego, tratamiento de agua, congelación y refrigeración, electrificación de naves, iluminación, invernaderos y granjas, etc.

Además de los beneficios ambientales, lo más atractivo para el agricultor/ganadero es el bajo coste de la energía, que puede llegar a ser varias veces más asequible que las fuentes de energía utilizadas hasta ahora, como el gasóleo o electricidad de la red.

En definitiva, el autoconsumo de energías renovables es ya una opción rentable y fiable para empresas industriales de cualquier sector y, en especial, para sectores en zonas más aisladas de la red eléctrica nacional, y que actualmente necesitan el respaldo de generadores diésel para tener electricidad.