Movilidad eléctrica

 

La movilidad mediante vehículos eléctricos es ya una realidad en muchas ciudades y países, y la gestión de la gran cantidad de energía asociada a estas nuevas formas de transporte es todo un reto.

El desarrollo y puesta en circulación de numerosos vehículos eléctricos, plantea al sector energético nuevo desafíos. En términos de desplazamientos interurbanos, el principal problema actual es la escasez de puntos de recarga para estos vehículos. En lo que respecta a la movilidad urbana, la gestión de la energía se realiza de forma más local y descentralizada.

Los objetivos principales de cualquier solución aplicada al mercado de los vehículos eléctricos deben centrarse en:

  • Recarga de los vehículos eléctricos sin aumentar la potencia contratada.
  • Optimización de la generación de energía mediante fuentes renovables.
  • Aprovechamiento de excedentes mediante el uso de sistemas de baterías para acumular la energía.
  • Conocer los consumos reales en los diferentes periodos horarios.

Las energías renovables pueden satisfacer la necesidad de recargar los vehículos eléctricos y resolver algunas de las incógnitas que puedan aparecer, y además completar así el modelo de movilidad sostenible.

Ejemplo de vehículos eléctricos para movilidad urbana.

"La movilidad eléctrica establece una relación entre dos sectores en continua innovación: la energía y la movilidad."

Por ejemplo, mediante el autoconsumo de energía, cualquier instalación que combine baterías de almacenamiento y cargadores de vehículos eléctricos, serviría por un lado para la recarga de nuestro vehículo y por otro, para el uso con fines domésticos de esa energía de origen renovable.

 

La energía solar será uno de los principales aliados para el desarrollo del sector de la movilidad eléctrica.

Las aplicaciones de energías renovables a la movilidad eléctrica son numerosas, desde puntos de recarga eléctrica en comunidades de vecinos, fotolineras alimentadas por energía solar, centros comerciales con puntos de recarga e incluso soluciones específicas para empresas.

Pero existen infinitos escenarios posibles: recarga en garajes privados, uso compartido de los puntos de recarga, etc. El avance de tecnologías como los contadores inteligentes, nos permitirá controlar y automatizar el uso energético de cada vehículo, o la distribución equitativa de la energía a cada uno de los utilitarios...

Ejemplo de vehículos eléctricos para movilidad urbana.

 

La movilidad eléctrica es un sector con gran potencial aún sin desarrollar.

En definitiva, es un sector aún por desarrollar, ya que aún son pocos los vehículos en circulación íntegramente eléctricos. Es necesario apostar por el desarrollo de la movilidad urbana eléctrica e intentar así aportar un granito de arena contra la polución de las grandes urbes. No cabe duda del potencial de este sector, aunque se debe seguir trabajando para abaratar costos y conseguir un periodo de amortización más corto.